Es el proceso de monitorizar los recursos del sistema de un servidor, como el uso de la CPU, el consumo de memoria, E/S, la red, el uso del disco, el proceso, etc. Para garantizar tiempos óptimos de respuesta y prever cualquier situación o problema a tiempo.